Maccullochella peelii…

Os preguntareis que es un Maccullochella peelii… Y si os digo que es un bacalao del Murray?….
Pues no se trata de un bacalao, desde luego, sino del famoso Murray Cod, un pez de agua dulce nativo de Australia, y que habita la extensa cuenta Murray-Darling.

Se trata de un increible animal que puede llegar a vivir hasta los casi 50 años (aunque se piensa que los puede superar ampliamente), y cuya estrategia vital le ha permitido adaptarse a las condiciones cambiantes del clima de la región donde habita. Con record de 1,8 metros de longitud y 115 kilos, estamos hablando de un leviatan para los pescadores de agua dulce. Pero no salgais corriendo a comprar un billete de avión para ir a pescar a Australia… Esos leviatananes de los rios y lagos del sur-este australianos son muy escasos. La pesca recreativa y comercial a finales del siglo XIX y princicipos del siglo XX casí acaba con la especie y desde luego acabo con los grandes y viejos ejemplares.

Actualmente su pesca se encuentra muy regulada, y por suspuesto gracias a la responsabilidad de los pescadores locales, casi 100 años despues, su población se está recuperando. La talla mínima es de 60 cm, pero según se reporta, la mayoría de los peces que se pescan apenas superan los 30 cm. Se sabe que las hembras de esta especies, son mucho mas validas para la reproducción cuando están entre los 15 y 30 kilos, en el numero de huevos que producen va decayendo con la edad y el tamaño. Sinembargo, estas grandes hembras, tienen un ratio de supervivencia de alevines mucho mayor que hembras mas jovenes.

Hoy en día la mayoría de los pescadores que van a pescarlo practican la captura y suelta, y gracias a ello la especie se está recuperando, generando un gran beneficio tanto para los negocios locales que proveen alojamiento, las licencias, los fabricantes de señuelos, las tiendas de pesca, etc… Otro ejemplo de como una gestión adecuada, y una responsabilidad y ética por parte de los pescadores, puede beneficiar a todos, incluidos los peces.

Aquí os dejo un precioso y trepidante video, de un pescador que consigue la peiza de su vida, un ejemplar de 130 cm, que se libera al final de la épica batalla, y que es un ejemplo para todos nosotros, la emoción que se destila tanto del montaje del video como los comentarios y textos que añade el pescador.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.