La Parábola de la Red…

Esta es una reflexión muy personal, con la que no pretendo ofender ni menospreciar las creencias de nadie. Simplemente es una opinión personal fundamentada en mis creencias, experiencias y vivencias.

Circunstancias especiales y personales me hicieron regresar a la iglesia para encontrarme un sacerdote vestido con un atuendo de otra época hablando de personas allegadas como si les conocieran, hablando de la vida eterna y el desapego de lo material, mientras besuquea todo tipo de objetos…
El caso es que en la ceremonia se citaba una parábola que siempre que la he oído me ha llamado mucho la atención, se trata de La Parábola de la Red, de Mateo. Ya estaréis preguntando que tiene esto que ver con la pesca… Pues no sólo con la pesca, sino con la manera en la que los seres humanos, principalmente occidentales, percibimos la naturaleza y por ende, los seres vivos que la componen.

A continuación la cito:

MATEO 13: 47-50
13:47 Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces;
13:48 y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera.
13:49 Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos,
13:50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

La Biblia está llena de parábolas, citas e historias cuyos protagonistas son los pescadores de subsistencia de épocas pasadas. En realidad esta parábola habla de como debemos cultivarnos para el día que Dios coseche, entrar entre el grano bueno.
Pero esto no es lo que a mi me llama la atención de esta cita bíblica, es el tratamiento que se hace de los seres vivos, puesto a lo largo de todo el libro con la palabra de Dios, los seres vivos son tratados como cosas, objetos o mercancías. En esta parábola se dice expresamente que hay peces malos. ¿Malos? ¿Por qué?…
Si Dios creo todo, el cielo, y el mar y todo lo que en ellos habita, según el génesis para servir al hombre…¿por qué creo cosas que ‘malas’ o que no sirven al hombre?

Citemos el Génesis:

Gen 1:26-28.

26 Y dijo Dios: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra.

27 Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó.

28 Y bendíjolos Dios, y díjoles Dios: «Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra.»

Y otra vez el mismo tratamiento ridículo, donde el hombre es la obra de Dios, y el resto de seres vivos son cosas para servir a sus hijos, ser sometidas y dominadas por los hombres.

Sí, aún no tiene nada que ver con la pesca…. pero dejadme seguir desarrollando la reflexión…

Este tratamiento de lo natural por parte del libro del dios Cristiano, siempre ha estado presente en mi vida, no sólo se nos inculca desde pequeños, sino que está verdaderamente arraigado en nuestra sociedad y en nuestra escala de valores. Cuando uno crece y se vuelve crítico y fundamente sus creencias en la experiencia personal y no en lo que alguien te cuenta, este tipo de creencias comienzan a martillearte.

Mi padre fue cazador, y pronto comenzó a llevarnos al campo, sin embargo, ‘dios’ me dotó de una gran sensibilidad y empatía con el resto de los seres vivos y plantas, y ver a un cazador eviscerando a un conejo en plena naturaleza nunca me resulto agradable. Sin embargo, siempre conservé ese instinto depredador que todos tenemos, y que los cazadores desarrollan de muchas formas. Y con el paso de los años descubrí interesantes comportamientos entre los cazadores y pescadores. Hay algunos, que sólo quieren someter y doblegar la naturaleza, probablemente porque se crean superiores, y consideran el resto de seres vivos alimentos o alimañas… estos no pueden regresar a casa con las manos vacías, y emplearan cualquier técnica para lograrlo. Otros simplemente salen al monte o al pesquero ha disfrutar del entorno, de la experiencia vital de buscar el sustento por tus propios medios. Imagina una época de escasez donde la única excusa para salir al monte a reencontrarte con costumbres ancestrales y llevar tu perro, es llevar un arma… Hoy en día no podemos imaginarlo, porque podemos salir a pasear libremente, incluso tener un perro y alimentarlo sin que se tenga que ganar su jornal cazando.

En la pesca pasa lo mismo, están los pescadores que solo acuden cuando hay pescado, y los pescadores que jornada tras jornada se acercan a sus pesqueros a disfrutar del mar y sus escenarios.

Pero volvamos al hecho de que la Biblia nos ha inculcado que somos superiores y el resto de seres vivos solo están para servirnos.

A poco que observas la naturaleza te das cuenta de que se trata de un mundo de relaciones intrincadas e increíbles. Ejemplos clásicos de ello son las orquídeas del género Ophrys, cuya estrategia es imitar a la hembra de cierto himenóptero para engañar al macho y que termine polinizandola… Es sólo un ejemplo cercano de las miles de maravillosas y complejas relaciones que se dan en la naturaleza y que el hombre está destruyendo día a día.

Si Dios creo todo esto, ¿por qué le dijo al hombre que se lo cargara todo?…
Y es que la conservación no tiene mucho sentido en la idiosincrasia cristiana, pues sólo estamos aquí de paso, pues al morir vamos a la ‘mansión’ divina, y en el fin de los tiempos todo será arrasado por los 4 Jinetes del Apocalipsis… ¿de que serviría preservar la riqueza natural para las generaciones futuras, si tienen los días contados?…

Y esto señores, es lo que se les inculca de forma inconsciente a casi 2200 millones de personas en todo el mundo…

Volvamos a la red y a cuales son los peces buenos y malos.

Probablemente en la parábola se hace referencia a peces no comestibles, pero si dice tirarlos… y en las muchas ilustraciones de dicha historia se ve a los pescadores arrojando los peces ya muertos a tierra. Esto es algo que se hace continuamente hoy en día en la pesca comercial, y especialmente en la pesca de arrastre. Se suele decir que para pescar un kilo de gambas, hay que tirar por la borda 5 kilos de peces que no buscaban los pescadores.

Como pescador de caña no hay peces buenos o malos, la captura y suelta te libera de esta decisión, una buena batalla y quizás una foto es la recompensa máxima que buscas.
Pero a a veces hay que matar para comer, entonces los peces buenos son aquellos que te satisfacen gastronómicamente, minimizando el impacto sobre la población de peces de esa especie. Ya he hablado recientemente sobre la talla moral y sería repetir lo mismo.
En cualquier caso, se trata de entender que no son cosas, son rivales dignos que han luchado por su existencia hasta el último momento, y como tal debemos de tratarlos, ni buenos, ni malos. Mostrarlos en las fotos con la dignidad que se merece, y con el respeto y la emoción de una ocasión tan importante.

La religión transmite en muchos casos buenos valores, pero en este caso, no.
El objetivo de toda forma de vida sobre la Tierra es perpetuarse adaptándose a las condiciones que se le presentan, incluso nosotros lo hacemos. La vida lleva 3700 millones de años haciéndolo en la Tierra que sepamos…. y por lo que sabemos es un bien escaso en el Universo, así que pensemos más en lo que nos rodea, y no en la vida que nos espera tras la muerte, pensemos un poco más es los que heredarán la Tierra.

Por cierto, el símbolo del cristianismo es un pez…

2 comentarios en “La Parábola de la Red…

  1. Nunca he estado mas de acuerdo contigo que ahora con lo que expones. Por desgracia estamos muy lejos para que la gente aprenda a disfrutar de lo que nos rodea,cuidar y preservar. Para mi la pesca en general es una terapia con la que desconecto desde el primer momento que me pongo a preparar el material hasta que estoy de vuelta. El turismo de verano es muy perjudicial para nuestras costas,se ven autenticas barbaridades, deja mucha basura en el agua y arrasa con todo lo que se le cruza.
    Personalmente llevo muchísimos años pasando de la religión y la iglesia y no por eso soy peor persona,solo es la forma de controlar y dominar un rebaño de borregos.
    El ” no pasa nada” con la naturaleza no va demasiado bien,cualquier cosa que hagamos tiene un impacto y aveces irreversible.
    Enhorabuena por la entrada. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s